Destacados

Meditación trascendental: la técnica de relajación que se impone en Hollywood

Dicen que tiene 5 mil años, pero en Occidente se conoce desde los 60. Sus primeros promotores fueron The Beatles, los Beach Boys y Jane Fonda. Ahora es David Lynch quien lleva la batuta y su organización ha reclutado a gente como Oprah Winfrey, Martin Scorsese y Katy Perry. ¿Qué propone esta práctica?  

Corría 1967 cuando la banda de rock más famosa de la época, The Beatles, viajó a la India para reunirse con Maharishi Mahesh Yogi, el gurú religioso que les enseñó la técnica de relajación y descanso profundo llamada Meditación Trascendental (MT). Ese hecho fue el comienzo del proceso que trajo esta nueva forma de meditación a Occidente, logrando que estrellas del cine y la música de la época comenzaran a promover las bondades del método, el que consiste en sentarse, cerrar los ojos y repetir un mantra por 20 minutos, dos veces al día. La técnica que promovió Maharishi a través de sus seguidores occidentales tenía un propósito: la masificación, borrar el estereotipo que suponía que esta práctica pertenecía a monjes y yogis, y hacer de la meditación trascendental una rutina global.

Desde hace unos cuantos años, el mayor promotor de la Meditación Trascendental es el cineasta David Lynch, famoso por la serie de televisión Twin Peaks, y por películas como "Mullholland Drive", "Blue Velvet" y "El Hombre Elefante", cintas que le valieron nominaciones a los premios Oscar y una fama que extendió su actividad artística a la fotografía, el diseño y la música. Lynch, de 67 años, lleva los últimos 40 meditando, y ahora se dedica a dar charlas en universidades norteamericanas y en más de 30 países sobre meditación, creatividad y paz. Es tanta su devoción por esta técnica que hasta creó la Fundación David Lynch para la Paz Mundial y la Educación Basada en la Conciencia, enfocada en enseñar los beneficios de la meditación trascendental a niños en riesgo y soldados con estrés postraumático.

En el plano local

En Chile se imparten cursos de meditación trascendental que duran solo 5 días, y donde se enseñan mantras para mantener una rutina diaria de meditación. La mecánica de meditar es muy simple, pero sus efectos se notan. Quienes la realizan afirman sentir mayor confianza, lo que repercute en la creatividad, las relaciones sociales y el plano laboral.

En el país hay una organización dedicada a enseñar la meditación trascendental con una decena de profesores, además de realizar actividades sociales, como talleres en liceos y universidades. Rafael de la Puente preside este instituto y tiene una apreciación respecto al número de personas que practica meditación en Chile: "En el mundo hay cerca de siete millones de personas que meditan, y en Chile calculamos que son cerca de 450 mil personas, eso sin contar a las personas en escuelas y universidades".

Bruna Forte es profesora desde los años 70. Ella dice que la meditación trascendental combate una serie de problemas. "Funciona para la alta presión arterial o los problemas cardiacos, y si la mente está más clara y el cuerpo esta descansado, mejora el comportamiento".

Cómo meditar

Los profesores en Chile aseguran que el 90% de los alumnos que aprenden a meditar lo hacen para combatir el estrés. Al igual que con algunos deportes, la técnica de la meditación trascendental debe ser enseñada por un tutor, el que guía en el aprendizaje y corrige los errores lanzando la mente hacia un descanso especial.

Se practica dos veces al día, en la mañana y en la tarde. Cada sesión dura 20 minutos y es necesario crear un ambiente tranquilo y sin ruidos para lograr llegar a la "trascendencia". A través de la técnica de meditación trascendental se lleva la mente hacia un lugar profundo y tranquilo. Los profesores de esta disciplina explican que muchas veces el descanso de estos 20 minutos es mayor al del sueño de una noche.

Para comenzar a meditar es necesario ir cuatro días seguidos a clases. El horario es después de la oficina o universidad, y cada sesión no dura más de una hora. Una vez concluido este acercamiento, donde se entregan las herramientas para meditar en la casa, es necesario volver a los quince días para reforzar lo aprendido, y luego una vez al mes. Estas últimas sesiones son sin costo.

Rafael de la Puente tiene una teoría para explicar qué motiva a gente como directores de cine y músicos a seguir esta técnica. "Cuando uno tiene la posibilidad de ir más profundo dentro de tu mente, empiezan a aparecer y descubrirse ideas que no son las que están en la superficie. Esa es la base de ser creativo".

Por su parte, Bruna Forte agrega que "cuando ves el beneficio de la meditación, siendo algo tan simple y tan natural que no cambia tu vida, eres tú mismo el que aflora. Aprender a meditar es mejorar la calidad de vida".

El precio de aprender a meditar es de alrededor de 150 mil pesos, y en Estados Unidos es cerca de mil dólares, pero más allá del dinero, los beneficios son muchos. Hay varios chilenos y muchas estrellas de Hollywood que lo practican día a día. Por algo será.

Entre los alumnos de David Lynch se encuentran Oprah Winfrey, Gwyneth Paltrow, Martin Scorsese, Kat Dennings, Ellen Degeneres, Susan Sarandon, Katy Perry y Russel Brand.

La organización que imparte clases de Meditación Trascendental se encuentra en www.meditacion.cl. Tienen oficinas en Santiago y la Quinta Región. Imparten clases en otras regiones si se junta un grupo de personas interesadas en aprender.

Fuente: EL MERCURIO
Fecha: 13-03-2013

Compartir